Lucía Magis Weinberg

Foto del autor

La explicación del fenómeno Yanny/Laurel

Cada segundo, el cerebro está bombardeado por una cantidad grandísima de información sensorial y simplemente no se da abasto para procesar todos los estímulos. Para poder procesar la información que nos rodea y reaccionar con la rapidez suficiente para sobrevivir, con años y años de evolución fuimos adquiriendo adaptaciones perceptuales y atajos a la hora de procesar un estímulo basado en nuestra experiencia.